Beliefnet

Vaticano responde al informe negativo de la ONU sobre abuso infantil que parece "preparado" de antemano

Fallece Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”, a la edad de 85 años. 

La salud de Roberto Gómez Bolaños, mejor conocido como "Chespirito",  empeoró desde noviembre pasado. El admirado y respetado comediante, dramaturgo, guionista, escritor, compositor, director y productor de televisión mexicano padecía de insuficiencia respiratoria, lo que lo llevó a hospitalizarse en varias ocasiones. 

Bolaños fue el creador de El Chavo del Ocho y El Chapulín Colorado, entre otros famosos personajes. 

Permaneció todo este tiempo en condición grave, pero estable. Los medios locales mexicanos informaron que el artista presentaba serios problemas respiratorios de carácter irreversible. Sin embargo, estuvo todo este tiempo en su casa en Cancún "prácticamente inmóvil y en estado permanente de reposo". 

Bolaños obtuvo su nombre profesional debido al director cinematográfico Agustín P. Delgado. Chespirito es el derivado españolizado del nombre William Shakespeare, debido a su estatura y a su increíble talento  para escribir historias similares a las de Shakespeare. 

Roberto Gomez Bolaños será recordado por sus personajes del El Chavo, El Chapulín Colorado, El Chómpiras, Vicente Chambón, El Doctor Chapatín y Chaparrón Bonaparte. 

Para 1975, se estima que su programa El Chavo era visto por más de 350 millones de televidentes.

El éxito indiscutible de sus personajes, se debe a las “situaciones universales” con las que la audiencia puede identificarse fácilmente, sin importar raza, edad o nacionalidad. Sin embargo, aunque la calidad, el contenido y el humor del programa ha sido bastante criticado y cuestionado, el impacto que ha tenido El Chavo del Ocho y los otros personajes de Chespirito crearon y recrearon la identidad cultural, no solo de México, sino de América Latina en sus largos años de transmisión. Sin lugar a dudas, estos programas en su tiempo nos hicieron a todos mexicanos. 

Entre las frases más famosas que este programa incorporó al habla cotidiana - no sólo del mexicano sino del latinoamericano- son frases sin complicaciones gramaticales y sumamente pegadizas. Entre ellas encontramos las siguientes: 

- "Se me chispoteó", frase que sugiere que algo se dijo espontáneamente.

- "Fue sin querer queriendo".

- "Cállate que me desesperas"...

- "En fin, la idea es esa", se dice cuando no se tiene la capacidad de explicar o comunicar un plan.

- "Chusma, chusma", peyorativo para calificar a las clases bajas.

- "Es que no me tienes paciencia", se utiliza cuando las personas no están haciendo bien las cosas y alguien muestra exasperación bien fundada.

- "Síganme los buenos", indica solamente que te sigan. 


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus