Beliefnet

Jugo de pepino y apio para adelgazar (página 2)

Hola:



Mi nombre es Esther y vivo en México.

Primeramente, los felicito por su portal. Siempre estoy pendiente de sus publicaciones. Me gustan mucho por los buenos consejos que escriben.


El motivo de este email es para contarles la situación por la que estoy pasando. Yo tengo 10 años de casada con mi esposo y tuvimos tres hermosos hijos: dos varones de 11 y 8 años y una niña de 2 años.


Vivimos en casa de mis padres desde hace 2 años, después del nacimiento de mi hija. La casa donde vivíamos es de mis padres también. En agosto del año pasado nos íbamos a mudar. Íbamos a alquilar porque queríamos tener ya nuestro espacio. Tenía planes de comprar casa también, pues hace 7 años atrás, habíamos comprado un terreno para construir nuestra casita; pero a él se le metió en la cabeza que lo quería vender para comprar en otro lugar. Yo no estaba muy de acuerdo, pero él, al final, me convenció: vendimos el terrero y él, de ahí, compró una camioneta y el resto lo metió en el banco a plazo fijo para que generara un poco de interés, y dijo que el dinero que usó para la camioneta, lo iba a reponer para comprar la casa después. Así es que, empezamos a buscar una casa para alquilar.


Mientras buscábamos un hogar, un compañero del trabajo de él, nos dijo que un amigo de el tenia tres apartamentos y que tendría uno desocupado en el mes de agosto. Pues esperando, nos fuimos a cotizar los muebles, camas y demás enseres, ya que cuando nos fuimos a vivir con mis padres tuvimos que vender todo lo que teníamos porque no cabían en la casa.




Pues les cuento que todo se quedó en planes, ya cuando la casa estaba lista para que nos pasáramos (cosa que sucedió en octubre y no en agosto como nos había dicho el compañero de mi esposo), él me dijo que ya no nos podíamos alquilar el apartamento porque no íbamos a poder con todos los gastos; y que teníamos que comprar muchas cosas, que no estábamos preparados todavía. Lo que me dijo me cayó como un balde de agua fría, ya que él me había enseñado un presupuesto, y me había asegurado que podíamos hacerlo. Además, me dijo que si yo recaía de mi enfermedad, no habría nadie que estuviera conmigo... Bueno, puros pretextos que -ahora analizando bien- fueron una trama para poder irse y dejarnos aquí, con mis padres; para que él no tuviera que pagarme más de lo que tiene que dar.


El año pasado -para ser exactos el 9 de noviembre- mi esposo me dijo que se iba de la casa . No obstante, se fue el día 13 de noviembre. Me dijo que me dejaba porque él sentía que yo, no lo apoyaba económicamente; que le había dejado toda la responsabilidad a él y ya no podía más...


¿Se imaginan? Yo en ese momento no pude decir nada. Sólo me puse a llorar y preguntarle cuáles eran sus verdaderas razones, pero él lo único que me decía era eso: que no se sentía apoyado por mí, y comenzó a sacar a relucir cosas pasadas que ya se habían solucionado. Obviamente, eso me pareció extraño, ya que él sólo decía excusas para según él "justificar su abandono".


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus