Beliefnet

El ejército de Israel me llena de asombro. Para empezar, en Israel, todos los jóvenes,  incluyendo mujeres y hombres, tienen obligatoriamente que servir en el ejército a los 18 años. Ahí son entrenados en diversas tareas que los capacitan aun para su vida adulta, para sus empleos en el futuro. La mayoría de jóvenes israelíes que se enrolan en la universidad, ya atravesaron por la extenuante experiencia del ejército. 

Este ejército está compuesto por unidades especializadas. De hecho, altamente especializadas, en tareas que aun a veces no nos podemos imaginar. Este es el caso de la unidad 9900. 

Esta unidad, dentro de su estructura cuenta con un pequeño departamento, pero con gigantes niveles de calidad y con soldados que a pesar de haber sido diagnosticados con autismo, en vez de limitar sus capacidades para realizar estas tareas, al contrario, esta limitación los capacita en diferentes aspectos para el trabajo, como lo sería el detectar y recordar hasta el más mínimo detalle que ellos puedan notar en mapas o imágenes digitales tomadas por satélites.

Aspecto increíble de su trabajo, porque estos serían detalles que personas normales no podrían detectar normalmente. Gracias a la contribución que hacen sus miembros hace de su departamento dentro de unidad 9900 unas de las más exitosas. 

Nosotros, en el Cuerpo de Inteligencia determinamos que este proyecto podría, debería y tendría que tener éxito”, dice el Comandante de la Unidad 9900, “y una vez que todos estos factores se unieron, el resultado fue aún más exitoso que nuestra suposición más optimista, ahora tenemos una unidad de inteligencia de verdad”. Cita del Comandante de la Unidad 9900 sobre sus integrantes, al ser parte de una unidad secreta, sus miembros no pueden revelar sus identidades al público. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus