Leezandra Aponte, de Puerto Rico, iniciaba su nuevo trabajo en un local de subasta de autos en Massachusetts. Leezandra quería recaudar dinero para celebrar los 15 años de una de sus hijas. No obstante, nunca pensó que su buena intención pudiera terminar en tragedia: murió al ser impactada por uno de los autos del concesionario. Trabajo temporero que obtuvo a través de una agencia.

Aponte fue una de las tres víctimas fatales de este accidente, otras nueve personas resultaron heridas.

“Trascurrieron unas dos horas de haber iniciado su nuevo trabajo, pero la muerte le alcanzó: Un hombre de 70 años conducía un Jeep Grand Cherokee, cuando este se abalanzó sobre la multitud presente. Luego, impactó contra una pared de cemento, matando a su paso a la mujer puertorriqueña y a otras dos personas; entre ellas, Santos Pantaleón, de 49; Brenda López, de 48 años.

Leezandra Aponte tenía tres hijos: dos chicas adolescentes que están en la escuela superior y un joven de 19 años, quien recientemente se enlistó en el Ejército de Estados Unidos
El hermano de la víctima, Orlando Aponte, comentó que su hermana fue llevada de inmediato al hospital, pero que los médicos solo pudieron confirmar su deceso.

“Hemos perdido a nuestra hermana, una madre, una hija”, decía el hermano lleno de dolor. “Nos dijeron que, fue tan rápido que no sufrió”, añadió sollozando.

Policía de Massachusetts en un comunicado informó que no tienen evidencia o información que sugiera que el lamentable hecho fuera adrede, ellos descartan un acto de terrorismo. Toda la evidencia apunta a que se trató de un lamentable accidente.

Oremos por fortaleza para sus familiares y amigos. 

 

OTROS ESTÁN LEYENDO:

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus