Beliefnet

Los Doctores Le Dijeron Que Debía Dejar Morir A Uno De Sus Trillizos, Pero Mira Lo Que Ella Respondió

MIRA EL INICIO DE LA HISTORIA AQUÍ… 

Cuando le llegan las sobres de crayones los derrite y los convierte en nuevos lápices de colores para los niños de los hospitales.


Cada año, hasta 75.000 kilos de crayones son tirados por restaurantes y escuelas.

Bryan los recoge, los lleva a su casa, los derrite, los vierte en moldes especiales y los vuelve crayones de nuevo, listos para usarse y hechos para niños con necesidades especiales.


Hasta ahora ya se han entregado más de 2 mil cajas. ¡DIOS BENDIGA A ESTE HOMBRE Y A SU EQUIPO!

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus