Beliefnet

Adelgaza en 30 minutos utilizando bolsas de hielo

En la sonografía se puede ver cómo la hermanita sostiene la mano de su hermano gemelo a punto de morir en el útero.


Ian y Brittani McIntire, de Hutchinson, Kansas, quedaron encantados al descubrir que iban a ser padres otra vez, esta vez de gemelos. Pero su alegría pronto se convirtió en llanto después de que supieron que uno de sus bebés no iba a sobrevivir.

Durante un sonograma se detectó que uno de los bebés, al que llamaron Mason, tenía el cerebro anormal y un agujero en su corazón. El bebé sólo pesa nueve onzas, un tercio de lo que pesa su hermana Madilyn, quien tenía 2 libras y estaba creciendo saludablemente.

La familia luchaba por asimilar lo que estaba pasando cuando uno de los médicos notó algo extraordinario en el sonograma: los bebés estaban agarrados de la mano.




La imagen en movimiento es un consuelo para los padres del bebé que quizá nunca podrán conocer.

"Yo sé que lo estoy sosteniendo, yo lo llevo, pero ... ella es la única que realmente puede estar allí y se aferra a él ... por lo que es reconfortante saber que si muere, no estará solo”, dijo la madre desgarrada por el dolor.




Los médicos le dijeron a la pareja que la única oportunidad de que su hijo sobreviva es realizándole una operación de corazón. Pero dicen que no van a correr el riesgo de la cirugía, pues aun corrigiendo el problema cardíaco, el bebé crecerá con anormalidades en el cerebro, dijo su madre. Además de que podrían poner en riesgo a su hermanita.

La espera de Brittani es bastante larga y ansiosa, pues no sabe si llegará a conocer a su hijo. Los gemelos llegarán en septiembre, pero ya se le advirtió a la pareja de que probablemente Mason muera en el útero antes de la fecha. 




Por otro lado, Ian, el padre de los gemelos, dice que ese sonograma en blanco y negro será un recordatorio especial de sus bebés. CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE


VER EL VÍDEO DEL SONOGRAMA, CLIC AQUÍ

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus