Beliefnet

MIRA EL INICIO DE LA HISTORIA AQUÍ… Fue entonces cuando el joven decidió comprar un suministro de la vitamina para todo un mes y salió tras la Señora para entregárselo.


Cuando la alcanzó le deseó feliz navidad, le entregó la medicina y se alejó rápidamente. La razón por la cual se alejó en el momento era que él no quería que la Señora se sintiera obligada a pagarle el favor ya que lo había hecho sin esperar recibir nada a cambio.


Sin embargo, su pequeño acto de bondad tuvo un gran impacto en la humilde Mujer! Ella fue tras él rápidamente y, con lágrimas en su rostro, agradeció JB una y otra vez su generosidad.

Ella oró para que Dios le restituyera al Joven lo que gastó y El también oró por ella para que Dios proveyera lo necesario.


El hecho fue tan poderoso que JB decidió publicarlo en su cuenta de Facebook para que Dios pudiera ayudar a la Mujer a través de otras personas y también para que esto inspire a otras personas a hacer cosas amables por los demás.


Esperamos que esta historia haya dejado una huella en ti. Todos tenemos el poder de difundir el amor de Jesús a través de nuestras acciones. No tiene que ser algo “grande”. Puede ser tan simple como una palabra amable o una sonrisa a un extraño. ¿Qué puedes hacer hoy para ayudar a difundir el amor de Dios?


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus