Beliefnet

Luego De Leer Esto No Querrás Comerte Más Tu Uñas. ¡Increíble! (Parte II)

Todos en la vida cruzamos por diferentes etapas, las cuales atravesamos en el momento justo. La última de todas es la vejez, hay quienes envejecen con gracia y propósito, como esta ancianita que con un gesto amable, amoroso y sencillo, impacto de forma positiva la vida de estos niños.


El ser humano en su vida, experimenta varias etapas (Niñez, adolescencia, juventud y vejez); las cuales forman nuestro carácter y además nos dejan hermosos recuerdos, siempre y cuando las vivamos en su justa medida y además con alegría, sabiduría y prudencia. 

La vejez llega de forma inevitable a nuestra vida y sin pedir permiso. Esta representa una etapa dura y triste para muchas personas, ya que de alguna forma pierden el control de su entorno y de ellos mismos. Esto debido a carencia de buena salud que inevitablemente llega con el correr de los años, hace que los ancianitos sean más dependientes de sus familiares. Pero como todas las etapas de la vida si se vive con gracia y amor, se puede disfrutar y obtener bellas experiencias.

La ancianita de 95 años llamada Louise Adams, nos enseña que estar viejo no implica el hecho de no poder hacer nada por otros, a veces un gesto oportuno de amor e interés es más que suficiente para alegrarle el día a otras personas. Esta viejita desde la sala de su casa, todos los días saluda con amor y entusiasmo a los niños que pasan en el autobús escolar por el frente de su casa, los niños responden sus saludos con ese mismo amor con el que lo reciben. Esto lo hace esta ancianita sin falta, todos los días desde hace ... CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE...

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus