Beliefnet

17 Famosos Que Murieron En Lo Que Va De 2016 (página 6)

Si estás preocupada porque desconoces cómo se diagnostica el cáncer cervical, pues tranquila, a continuación te contamos los pasos generales que dará tu médico de confianza para llegar al diagnóstico correcto.

El primer paso es la realización de una anamnesis, es decir, una recopilación por parte de tu médico de la información necesaria sobre síntomas, estilo de vida, etcétera, mediante preguntas específicas durante una consulta. Las preguntas deben dirigirse principalmente a los factores de riesgo y a los signos y síntomas relacionados con el cáncer.

A continuación, tu médico te realizará un examen físico, que incluye la palpación del hígado y regiones supraclaviculares e inguinales para excluir metástasis cuando se está delante de una enfermedad avanzada.

El médico también te realizará un examen con el espéculo. Este puede mostrar alguna lesión exofítica (que crecen en la superficie o en la parte externa del órgano), endófitica (crecimiento en la parte el interior), ulcerosa o polipoide. Sin embargo, si el tumor se origina en el epitelio glandular en el canal cervical, el exocérvix puede parecer macroscópicamente normal. El tamaño del cuello del útero se determina mejor mediante el examen rectal, que también se requiere para la detección de la extensión de la enfermedad.

Conoce cómo se diagnostica el cáncer cervical a través de otros estudios. También son necesarios otros estudios para diagnosticar el cáncer cervical, como la citología vaginal. Este es el principal método de detección de cáncer cervical, aunque el tejido necrótico, sangrado y las células inflamatorias pueden empeorar la visualización de las células neoplásicas. La tasa de falsos negativos de la citología puede superar el cincuenta por ciento. Por lo tanto, un negativo en una paciente sintomática nunca debe considerarse como un resultado final.

A continuación el médico te indicará la realización de una colposcopia y biopsia dirigida. Estos son pasos clave en el diagnóstico de carcinoma invasor inicial, y tiene por primer objetivo el delimitar el alcance de la enfermedad en el cuello uterino y la vagina y por segundo fin el confirmar el diagnóstico.

En tanto la biopsia se hace relevante cuando el examen histopatológico confirma lesiones invasivas. No obstante, será necesario complementos cuando la profundidad de invasión es menor a cinco milímetros y una extensión de menos de siete milímetros. En estos casos, de debe realizar una biopsia ampliada, biopsia de cono o escisión de la zona de transformación, dependiendo del aspecto macroscópico y / o colposcopia.

El médico debe además completar la tabla con la representación gráfica del tamaño de la lesión, ubicación y extensión, así como la indicación de los lugares en que fueron realizadas las biopsias.

Existen otras pruebas que el médico recomendará cuando se diagnostica el cáncer cervical, como los marcadores virales de hepatitis B y C. Conocer la extensión de la enfermedad es esencial para la planificación de manera correcta el tratamiento. Por lo tanto, los estudios de imagen son indicados para la definición más precisa de la extensión o estadio de la enfermedad, especialmente en las etapas más avanzadas.

Cuando en la evaluación inicial se sospecha que la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada, posibilidad de hidronefrosis, afectación ganglionar paraaórtica o si hay duda en cuanto al compromiso del parametrio uterino, se puede complementar el estudio diagnóstico de acuerdo a cada caso.

Por ejemplo, el ultrasonido pélvico no permite la evaluación de los ganglios linfáticos y, por lo tanto, está indicado sólo en las primeras etapas o cuando no hay ninguna posibilidad de otra estudio de imagen. También la tomografía computarizada abdomino- pélvica, una prueba opcional que permite la evaluación de hígado, tracto urinario, estructuras óseas, así como el estudio de la linfadenopatía.

Mientras que la resonancia magnética es capaz de determinar el tamaño del tumor, los ganglios linfáticos, la extensión del parametrio y la profundidad de la invasión estromal.

Es un examen opcional, y lamentablemente no siempre están disponibles en los centros de atención a la salud. En tanto la uretrocistoscopia y la sigmoidoscopia son exámenes opcionales y están indicados cuando hay sospechas de compromiso, respectivamente, de la vejiga o el recto.

Ahora ya sabes cómo se diagnostica el cáncer cervical y entonces conoces a lo que puedes enfrentarte al momento de recurrir a tu médico de confianza o especialista en esta enfermedad.


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus