June 12, 2018

“Y fueron infelices para siempre”. Cómo lograr salir de una relación tóxica. 

 
Si la vida funcionara como un libro de cuentos, la persona de la que nos enamoramos no sería la persona que nos rompiera el corazón. Tristemente, los humanos somos un poco más humanos en ese aspecto.   

Nos enamoramos, nos comprometemos, nos lastimamos, una y otra vez, y, aun así, nos quedamos en esa relación. La gente necesita de otra gente, pero a veces el costo es muy alto.   

Cuando se trata de una relación tóxica, la rotura puede ser de gran alcance. El amor es adictivo. Todas las relaciones se pueden comparar con una adicción, pero a veces el poder de esto puede ser autodestructivo.   

Cuando las relaciones se vuelven sin amor, hostiles, mezquinas o peligrosas, uno pensaría que es fácil irse, pero en realidad pueden ser las relaciones más difíciles de abandonar.    

Una mala relación no se trata de estar en la bajada de los altibajos habituales de las relaciones. Es estar en un estado que constantemente roba tu alegría y te sigue con ese clamor innegable de que así no es como debe ser.   

Saber cuándo irse.   

Algunas veces los signos son claros: abuso emocional y físico, crítica constante, mentir, hacer trampa, inanición emocional. A veces no hay nada notablemente obvio, simplemente algo no se siente bien.    

“Tal vez lo hizo una vez, pero eso terminó hace mucho tiempo”. Las señales pueden estar en la soledad, un dolor de cabeza leve pero constante, la falta de seguridad, la conexión o la intimidad o la distancia entre los dos.   

Independientemente de lo que implica, hay necesidades importantes que permanecen sin ser satisfechas para una de las dos personas en la relación. La relación existe, pero eso es todo lo que hace, y a veces apenas eso. No crece y no se nutre. Se mantiene, no a través del amor y la conexión, sino a través del hábito.   

A veces hay circunstancias que hacen que salir sea difícil. Sin embargo, no hay nada en tu camino que lo impida, excepto tú. Algunas de las señales de que podrías ser adicto a una relación son:   

  • Sabes que es malo, pero te quedas. 
  • Quieres más para ti, pero te quedas. 
  • Hay necesidades importantes en ti que están tan hambrientas (intimidad, conexión, amistad, amor, seguridad, respeto), y sabes que en esta relación se mantendrán de esa manera. Pero te quedas. 
  • Has intentado terminar la relación antes, pero el dolor de estar solo siempre te trae de vuelta.  
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus