Novia baila con su padre por última vez (VIDEO)

Seguramente, tienes una esposa, un esposo, un amigo o algún familiar que es bien conocido por despilfarrar el dinero. Solemos ver la paja en el ojo ajeno, pero no vemos la viga que tenemos en el ojo y, probablemente, tú eres un derrochador del dinero, pero aún “no te has dado cuenta”. ¿Lo habías notado?

En la vida tenemos muchas circunstancias u obstáculos que nos impiden ahorrar, pero es momento de saber cómo cambiar eso y convertirte en una persona sabia a la hora de administrar lo que Dios te ha permitido ganar con tu esfuerzo.

Error No. 1: No te mides con tus gastos

Aunque no lo necesitas, eres de esas personas que no pueden obviar una oferta. No importa cuántos ceros a la derecha tenga el precio del aparato, tú te lo llevas de todas formas, ya que luego le encontrarás un buen uso. Mejor, no te lo lleves.

2. “Te entra el dinero por una mano, y te sale por la otra”

Es como si sintieras que el dinero te quemara las manos y debes deshacerte de él de inmediato. 
Es triste ver como cada mes, al cobrar tu sueldo, ya debes todo ese dinero y algo más.
Organiza tus finanzas. Anota lo que vas gastando, aunque te suene aburrido. Esto te dará más control de tus gastos.

3. Crees que el dinero en la tarjeta de crédito es gratis

No, no es gratis. Este es un dinero que solo deberías usar en casos de emergencias. Ahora bien, si la sabes usar puedes sacarle mucho provecho, pero entiende que no es gratis, es un dinero que cuesta y cuesta mucho. ¡Ojo con eso! 

4. No tienes que gastar todo lo que tienes. No es obligado

Sabiduría, amiga, amigo lector. Debes ser sabio con tu dinero. Pero ahorra sin atesorarlo. No es bueno vivir siempre con el agua al cuello. Eso da mucho estrés y luego te enfermas del estómago y otras condiciones graves que provoca vivir todo el tiempo “al filo”.

OTROS ESTÁN LEYENDO:

-Este papá lucha cada día para que sus hijas puedan ir a la universidad, pero no les dice qué hace
-¿Está tu marido loco por ti? Señales de que él está fantaseando contigo...
-
Una leona descubre que la cierva que comía estaba embarazada. Lo que hace con el feto es insólito

 

 

5. Aprende a decir que no

No gastes hasta el dinero que no tienes solo por complacer a tus amigos. Te invitan a varias actividades en un mismo fin de semana y tú no sabes decir no. Te venden cosas que no necesitas y tú no sabes decir no. Te piden dinero, que sabes que es para desperdiciarlo en “gozadera” y tú no sabes decir NO.
No tengas miedo de que alguien te juzgue por decir NO, NO, NOOOO.

6. No piensas en el futuro, crees que tu dinero nunca se va a acabar

Amiga, amigo, lo tiempos malos vienen solos. Debes guardar dinero para subsistir al menos unos 6 meses sin trabajo. Organízate, no es justo que desperdicies tu dinero en cosas sin valor, solo porque sí. 

7.  Quieres ser el mejor amigo 

Tu amistad no debe medirse por las veces en que te luciste pagándoles a todos, una cena en el restaurante o las bebidas en el bar. Si tu amistad está basada en esto, no tienes amigos, ¡no tienes nada! 
Deja que cada quien se haga responsable de sus gastos.

8. Prestas dinero a todo el mundo

Probablemente, ya sabes de antemano que ese dinero no regresará a tus manos, prestas igual. Si la causa es noble, pues no veo el problema. Pero tengo amigos que le prestan dinero a otros solo para que esa persona se embriague o salga por ahí a cometer pecados, luego ves varias familias destruidas. ¡Así no!

9. Sabiduría, es la clave

Debemos ser sabios con nuestro dinero. Como te expliqué más arriba, debes ahorrar dinero, sin atesorarlo. Puedes gastar, pero con discreción y control. Y una cosa muy importante, debemos usar nuestro dinero para ayudar a otros, pero con discernimiento. Debemos dar por gracia, lo que por gracia hemos recibido. No es malo ser rico, pero es malo amar al dinero.
No gastes tu dinero en cosas triviales, sé sabio.

 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus