Beliefnet

Madre golpeada brutalmente. Solo su bebé la defiende (VIDEO)

Cientos de personas asistieron al funeral de un niño que hasta hoy, no ha podido ser identificado; y cuyo cuerpo fue encontrado envuelto en una manta y dejado en el camino junto a la estación de tren de Edimburgo hace casi dos años. 

Los residentes locales y líderes de la comunidad se reunieron en el cementerio Seafield, en Edimburgo, esta mañana; después de una apelación por parte de la policía, quienes temían que nadie iba a asistir al servicio fúnebre. Durante casi dos años, la policía busco sin éxito a alguien de su familia o a su madre.

En el funeral la congregación de extraños rindió sus respetos. Las personas inclinaron su cabeza ante el pequeño ataúd blanco. La triste escena estuvo acompañada del sonido de un único gaitero, el cual interpretó  la canción "Amazing Grace". Treinta jinetes de la Legión Real de Escocia (RBLS) también estuvieron presentes. Uno de ellos depositó un oso de juguete en la tumba del bebé sin nombre.

Decenas estaban llorando mientras el ministro daba un conmovedor sermón sobre el niño no identificado, a quien simplemente nombraron "pequeño bebé". La gente colocó globos, flores y animales de felpa en el sitio donde finalmente fue sepultado. 

El servicio se celebró a tan solo un par de metros de distancia de donde se encontró el cuerpo del recién nacido; el cual fue encontrado por un paseador de perros en julio de 2013.

En ese momento los oficiales a cargo de la investigación del infante, revelaron que el mismo fue encontrado en un camino en desuso que conduce hasta el ferrocarril. Un mes después la criatura fue encontrada. Los detectives peinaron una extensa zona de búsqueda, pero no encontraron información que conectara al bebé con algún familiar. 

Las pruebas forenses determinaron que el bebé tenía unas seis semanas de vida al momento de ser abandonado. Los detectives piensan que... CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE...
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus