Beliefnet

Santiago tiene ocho meses y una hermosa sonrisa. Esto no tendría nada de extraño si no fuera porque, a su edad, ya pesa más de 20 kilos, unas tres veces más de lo que debería ser su peso promedio.

Su caso ha conmocionado al país tan pronto fue difundido, y las autoridades sanitarias ya están en alerta, pues el pequeño corre grave riesgo de salud. Puede sufrir desde un paro cardiaco hasta diabetes, por lo cual, una vez detectada su situación, comenzaron a atenderlo debidamente.


En tal sentido, el terapeuta Salvador Palacios, presidente de la fundación “Gorditos de Corazón” –que ayuda a los obesos de Colombia—confirmó a los medios que Santiago ha comenzado una dieta estricta. Pretenden que alcance unos ocho kilos de peso máximo en un periodo de seis meses a un año. Su dieta ha  cambiado bastante, se le ha retirado la leche en polvo que estaba consumiendo y su alimentación se basará sobre todo en verduras y jugos.

Santiago es el menor de los cinco hijos de Eunice Fandiño, de 39 años, ama de casa y vendedora de verduras; quien dijo que es el único de sus hijos con este problema.
Los médicos que examinaron al pequeño descubrieron que la razón de esta obesidad es meramente el exceso de comida, pues la madre le da biberones constantemente y otros alimentos, aduciendo que “es muy ansioso”.

Afortunadamente, fue la propia madre la que buscó ayuda, al notar que el pequeño Santiago no podía siquiera gatear a causa de su obesidad. Aunque la familia vive en la población de Codazzi, a unos 550 kilómetros de Bogotá, ha recibido ayuda de la fundación para los traslados.


TE PUEDE INTERESAR:
 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus