Beliefnet

Muere Fisicoculturista Británico Que Tomaba Hasta 8 Bebidas Energetizantes al Día...


Barack Obama asumió su segundo mandato como presidente de EE.UU. oficialmente el domingo, en una ceremonia privada en la Casa Blanca.

“Yo, Barack Hussein Obama, juro solemnemente cumplir fielmente los deberes del Presidente de los Estados Unidos, y haré todo lo que esté a mi alcance para preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos”, manifestó el mandatario ante un juez de la Corte Suprema de Justicia. 

Acorde a la tradición, el Presidente Obama realizó el juramento con la mano izquierda sobre una Biblia, propiedad de su esposa, Michelle. También estuvieron presentes sus dos hijas. En la toma de poder pública que se realizó ayer, el primer compromiso de la familia Obama fue asistir a un servicio religioso en la Iglesia Episcopal de San Juan cerca de la Casa Blanca. La comitiva presidencial llegó poco después de las 8:30 a.m., con el vicepresidente Joe Biden y su familia presentes.

Después, cientos de miles de personas acudieron al National Mall para ver a Obama en la toma de posesión donde el mandatario repitió el mismo juramento del día 20 y terminar con la frase: Y que Dios me ayude”, palabras que siempre han repetido los presidentes de Estados Unidos. 

El juramento del día 21 lo hizo Obama con dos Biblias, una perteneció al presidente Abraham Lincoln y la otra al pastor y activista Martin Luther King Jr.

El discurso de Obama duró unos 18 minutos y recibió críticas por su declaración: “Nuestro viaje no está completo hasta que nuestros hermanos gays sean tratados como cualquier persona ante la ley. Porque si somos realmente iguales, nuestro amor también debe ser igual”.

Según el diario cristiano español Protestante Digital, había un mito respecto a la tradición de añadir el nombre de Dios en el juramento presidencial y se dice que había comenzado con George Washington, pero es falso, según los expertos de la Biblioteca del Congreso, en la Oficina Histórica del Senado de EE.UU.

La primera mención de la frase: “Y que Dios me ayude”, llegó con Chester Arthur, en septiembre de 1881. Desde entonces todos los presidentes, incluyendo a Obama, han seguido su ejemplo.

El propio Obama notificó al presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, que él quería que esta frase se incluyese en su toma de posesión.


Te puede interesar:

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus