Beliefnet
Existen fallos y engaños en la comida, desde los últimos tiempos. Todo con la finalidad de comercializar productos a menor precio para que los consumidores se sientan tranquilos en cuanto a los gastos y desahogos de su bolsillo. Pero los efectos secundarios que produce el consumo de estos productos falsos, suelen ser un peligro potencial para la salud.

Asia lamentablemente, es precursor de esta debacle culinaria. Se conocen casos como los huevos falsos. Ahora existe el arroz (comida típica de los asiáticos)... de plástico.

No imaginen entonces, cómo sería comer Arroz de Plástico. Pues bien, conozcamos de qué se trata.

El arroz es un alimento fácil de cocinar, rico en varios componentes y nutrientes, muy utilizado en las cocinas del mundo y sigue siendo un alimento sano. Pero este arroz falso o de plástico, produce gastritis. Todo lo contrario al arroz verdadero, el cual más bien, quita la acidez.

Este arroz falso está compuesto por resina y componentes artificiales a base de papas. Estos dos compuestos lo hacen altamente peligroso para el sistema digestivo, alterando su funcionamiento. Al principio, produce la típica acidez que sentiríamos con los alimentos saturados de grasas o cítricos. Pero al seguir su consumo, derivan en graves enfermedades.

El gobierno de Malasia está al tanto. El Ministerio de Agricultura y vigilante de las leyes industriales niegan por completo la fabricación de este alimento falso. Pero dentro de sus leyes y reglamentos, se establecen sanciones para quitar todo tipo de alimentos de este tipo en los establecimientos. Por lo que, este arroz de plástico se puede conseguir en el mercado negro. Se vende a precios adsequibles y hace del problema, en un conflicto de insalubridad.

Para detectarlo, lamentablemente debe cocinarse. Es apartir de la cocción, que se puede determinar si el arroz que se compró en la tienda es verdadero o toda una mentira comercial. Al cocinar arroz de plástico, se puede observar que el aspecto es muy diferente al arroz natural. Pero sin cocinarlo, es muy difícil saber sus componentes.

Pero expertos en detectar el arroz falso explican que si se coloca un grano de arroz falso en contacto con una llama, la resina produce una especie de combustión, por lo tanto suele agarrar fuego. El arroz normal se ahuma y de esa forma también se puede diferenciar.

Estos hechos es bueno realizarlo en la actualidad para evitar futuras enfermedades estomacales, y parar los engaños a los consumidores. Si toca que hemos comprado un paquete de arroz de plástico, se debe proceder a emitir las respectivas denuncias para parar estos atropellos en el mundo. La mayoría de los países del mundo importan arroz proveniente de países del continente asiático. Por lo que todos somos propensos a caer en las redes de un mercado macabro y lleno de infortunios. Evitemos esto, lo más pronto posible.


¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus