Esta cura con cebolla nos puede servir como tratamiento y como complemento de los fármacos indicados por el médico. Pero debes seguir los siguientes consejos.

Los cambios continuos en el tiempo ocasionan debilitamiento en el sistema inmunitario del cuerpo, acrecentando el peligro de contraer enfermedades respiratorias y gripe.

Si bien son trastornos comunes, que requieren de simples tratamientos, por lo general, provocan síntomas que impiden efectuar las actividades de rutina.

Hay muchos productos y tratamientos que apuran su restauración, en ocasiones es preciso recurrir a antídotos caseros para combatir los síntomas.

Afortunadamente, estas curas o remedios son muy simples de preparar, y sus ingredientes los puedes conseguir fácilmente.

Ahora, deseamos compartir una “cura” con cebolla que, por sus propiedades, sirve para aliviar los molestos síntomas de la gripe, la tos y todo tipo de complejidad respiratoria.
¡Pruébala!

Promueve el autocontrol en los niños con la técnica de la tortuga

Cura con cebolla para aliviar la gripe y la tos

La cebolla es famosa y usada desde la antigüedad. Es un alimento indispensable en muchas recetas medicinales y culinarias valorada por su estructura nutricional.
Posee propiedades antioxidantes, antibacterianas y antiinflamatorias gracias a su alta concentración de sustancias sulfurosas y su particular sabor.
Tiene vitaminas A y C, imprescindibles para el fortalecimiento del sistema inmunitario.
Mejora la salud de la piel, puede reducir el peligro de desarrollar enfermedades cardiovasculares y fomenta el buen funcionamiento de los órganos excretores del cuerpo.
Por otra parte, cuenta con efecto diurético, genial para calmar la retención de líquidos.
Además de esto, tiene un efecto expectorante y antinflamatorio que controla la tos, la irritación de la garganta y la congestión.
Tiene compuestos antihistamínicos que bloquean las sustancias que generan las reacciones alérgicas.
¿De qué forma preparar una cura natural con cebolla?
Este es un remedio antibiótico que podemos emplear para tratar las afecciones respiratorias comunes.
La cebolla nutre las bacterias saludables del intestino, por tanto, consumirlas mejora la contestación inmunitaria y prepara una barrera protectora frente de ataques futuros.

Ingredientes

2 dientes de ajo
3 cebollas
1 cucharada de miel (25 g) (opcional)
El jugo de un limón

Preparación

Pele las cebollas y córtelas en pedazos.

Mézclala en la licuadora con el jugo de un limón y 2 dientes de ajo.

Conseguirás una pasta compacta, que filtrarás y después guarda el jugo.

Si encuentras que está espesísimo, agrégale un tanto de agua y vuelve a aguar.

Guarda lo conseguido en un frasco de vidrio a lo largo de veinticuatro horas.

Si quieres, puedes dulcificarlo con una cucharada de miel al instante de tomarlo.

Modo de consumo

Al primer síntoma de molestias respiratorias, ingiere una cucharada cada 4 horas.

Si notas mejora, ingiere 2 cucharadas al día.

Como preventivo es mejor consumir una cucharada en ayunas.

No temas a oler a cebolla durante esos días de gripe. Si crees que el aliento a cebolla puede interferir, tómate un día para que descanses y realices esta cura.

Pierda 2 tallas de su cintura aplicando estos 5 cambios en tu dieta

¿Qué otros beneficios podemos conseguir con este antídoto natural?

Aparte de asistir con el tratamiento de los inconvenientes que afectan la salud respiratoria, sus propiedades la transforman en una gran compañera de la salud buena salud.

Este remedio sirve, asimismo, para:

-Progresar los dolores musculares y articulares.

-Cuidar el sistema circulatorio y cardiovascular.

-Previene inconvenientes en el aparato digestivo (es buena para los intestinos).

-Aliviar el dolor de oído.

-Combatir infecciones cutáneas, hongos y verrugas.
-Evita infecciones urinarias.

-Tratar heridas superficiales y quemaduras.

-Reducir los cólicos menstruales.

-Reducir las máculas de la piel.

¡Mucho ojo!

Los resultados y efectos de este remedio pueden de persona a persona, dependiendo de la enfermedad y como responda el sistema inmunitario.

No ingerir más de la dosis recomendada, puesto que puede resultar contraproducente.

 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus