Beliefnet

Tomar Fotos Podría Dejar Ciego A Tu Bebé ¡Aquí Te Decimos Por Qué!

Greg Smith es un chico que lo ha tenido todo en la vida, una buena familia, educación y un buen trabajo. Cuenta que como su trabajo le exige vestir de traje,es muy común que indigentes le pidan dinero.

Cierto día notó algo muy peculiar; había una mujer sin hogar que siempre se paraba en una esquina, pero que en vez de pedirle dinero, lo que hacía era saludarlo de un modo muy amable y con una amplia sonrisa. La actitud positiva de la mujer llevó a Greg a invitarla a comer.

Se hizo una costumbre, pues las conversaciones con Amy Joe que era el nombre de la señora, siempre eran muy interesantes y motivadoras: ¡Le encantaba el positivismo con que vivía la vida aquella mujer! Hasta que un día Amy Joe le hizo una confesión que impacto el noble corazón de Greg. A continuación la historia original publicada por su protagonista en su red social de Facebook.


"Les presento a "Amy Joe". Desde hace unas semanas, todos los martes, Amy Joe y yo nos encontramos en la intersección de Pine street con S. Orange ave en el centro de la ciudad de Orlando (yo trabajo en el centro y estoy siempre de un lado para otro de la ciudad). Durante una semana vi a Amy Joe todos los días en esa esquina. 

Nunca pedía dinero. Lo único que decía era: "Buenos días, señor. Que tenga un buen día y que Dios le bendiga" y sonreía. Yo llevo traje al trabajo, por lo que me piden siempre dinero.pero nunca Amy Joe. Ahora todos los martes voy a comer con Amy Joe. Durante nuestro almuerzo, de entre 30 minutos y una hora, compruebo siempre lo positiva que es pese a no poseer nada. Pero la semana pasada Amy Joe me soltó algo increíble...no sabe leer. 

Amy Joe no fuma, bebe ni es adicta a las drogas. Simplemente nadie le enseñó a leer.

Me contó lo difícil que es encontrar trabajo sin saber leer. Con el dinero que consigue, saca libros de la biblioteca para aprender a leer en vez de comprar COMIDA. 

Esto me dejó sin palabras. Y es que prefería aprender a leer para conseguir un trabajo en vez de comer. Yo he tenido la suerte de tener dos maravillosos padres y una familia que ha podido permitirse darme lo que quiera. Amy Joe no ha tenido esa suerte. Así que ahora Amy Joe y yo nos sentamos no solo a comer, sino que le enseño a leer. 

Cada semana saco un libro de la biblioteca y los martes lo leemos. El resto de la semana ella practica sola. Con este post no quiero que la gente sienta lástima por Amy Joe ni alardear de que hago cosas por alguien con peor suerte que yo. Quiero compartir esto porque quizás esto haga que alguien ayude a otra persona. Hay muchas personas como Amy Joe en el mundo.

No todos tienen hambre, no tienen casa o están heridos. Puede que quien necesite tu ayuda sea tu familia o amigos. Ayudar a alguien puede ser sonreirle y saludarle. 

Yo he tenido la suerte de tener dinero y así puedo ayudar a Amy Joe. Si te ha gustado este post, dale a me gusta y comparte. Si no, no pasa nada. Pero nunca sabes lo que puedes hacer por otra persona hasta que lo intentas. ¿¿¿Quién es tu Amy Joe???"

¿Conoces a alguien como Amy Joe? luchemos para erradicar el analfabetismo del mundo... Comparte esta historia y ayuda a muchos más a motivarse a ayudar...


Tus vecinas y amigas estan leyendo estas notas:

Mi tono de piel no va con el color de mis ojos, por eso yo quiero saber como aclarar los ojos naturalmente

Tengo problemas con mi vesicula y necesito remedios naturales

Y con mis problemas y achaques, esta es la mejor oración de sanidad que he encontrado

Mujer, dime como duermes, y te dire quien eres... entra aqui

NOTA DE ULTIMO MOMENTO ¡Que no panda el cúnico, medicos alarmados por esta semilla que adelgaza

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus