Beliefnet

El 10 de julio de 1941, la mitad de los residentes de Jedwabne, un pueblo polaco ubicado a 85 millas al noreste de Varsovia, asesinaron a la otra mitad del pueblo: hombres, mujeres y niños inocentes.

 

La multitud, encabezada por el alcalde, era católica, y sus 1.600 víctimas eran judíos. El pueblo sacrificó a sus víctimas durante varias horas de indescriptible pesadilla, con palos, cuchillos, rifles y otras armas improvisadas.

 

Los que sobrevivieron a la masacre fueron luego acorralados en un granero donado por un agricultor de la zona, el cual más tarde fue incendiado. En el lugar de la masacre se erigió una placa, en la cual se culpa a los nazis de tan horrible hecho. Sin embargo, los nazis sólo lo habían autorizado. Los lugareños caminaban por el lugar donde estaba la placa durante medio siglo, aún sabiendo la verdad, no dijeron nada.

Los terribles secretos de Jedwabne fueron, al fin, descubiertos. Revelando que los responsables de la masacre fueron sus propios vecinos.

 

Ahora, 12 años después, llega la película  "Aftermath" (Consecuencias), estrenándose en los Estados Unidos este 1 de noviembre.

 

Aftermath una película inspirada en lo ocurrido en Jedwabne, ha obligado al país a enfrentar una vez más ciertos aspectos impensables de su pasado. Desde su estreno en octubre 2012, en el Festival de Cine de Varsovia, la película ha sido un pararrayos. Muchas agencias de noticias la han descartado como propaganda anti – polaca. Su estrella no judía, Maciej Stuhr, ha sido objeto de feroces ataques antisemitas, y su productor dice que ha estado en la lista negra del Consejo Nacional de Cine del país.


El productor, Dariusz Jablonsk, fue abordado por primera vez acerca del guión en 2004, por Wladyslaw Pasikowski,  un establecido director de películas de acción. El guión de Pasikowski fue realizado en la actual Polonia, y la trama sigue a dos hermanos, que descubren lo acontecido a los judios en su pequeño pueblo, donde las actitudes antijudías persisten. Pasikowski, quien no es judío, escribió el guión después de leer el libro "Vecinos", lo cual lo dejó sintiéndose impotente, con rabia y como un cómplice involuntario de un institucionalizado encubrimiento.

 

No obstante, un libro no es nada comparado con el poder que tiene una película ", dice Jablonsk, quien al instante se apoderó por la fuerza y la eficacia de la narración de Pasikowski. Su primer paso fue llevar el proyecto al Instituto de Cine Polaco, una oficina creada en 2005 y dedicada a cultivar la creación de películas que celebran la cultura polaca. Pero lo consideraron un proyecto tabú "anti - polaco ", dice Jablonski , no porque las afirmaciones hechas en el mismo se consideraron falsas, sino porque optó por pasar por alto los actos de heroísmo polaco y la compasión mostrada hacia los judíos durante la guerra. En otras palabras, Aftermath no era parte de una lista Schindler polaca. Jablonski añade que el Instituto de Cine Polaco se opuso a la imagen del pueblo actual, habitado por matones y lugareños quienes conspiraron para mantener la verdad antijudía literalmente enterrada. "Ellos dijeron que esto no era la verdad sobre Polonia, pero por desgracia, yo no estaba de acuerdo ", dice Jablonski. Y continuó diciendo: "Conozco este tipo de pueblos, conozco este tipo de personas".



HAZ CLIC AQUÍ PARA LEER ALGUNAS PALABRAS QUE LEVANTARÁN TU ÁNIMO

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus