Beliefnet

Secreto japonés para quitar las manchas de la cara en solo 7 días




Las consecuencias del crimen, del error, de la necedad...

Cualquiera que haya sido tu fracaso y aunque las consecuencias sean malas; y el sufrimiento que te causaste o le causaste a otros haya sido horriblemente doloroso, al final, cuando estás en soledad y tengas tiempo de hablar con Dios, yo te aconsejo que le pidas a Él, otra oportunidad.

Y es que el mundo no entiende, la gente no entiende… y aún menos la gente que lastimaste entenderán que Dios realmente existe. Realmente perdona y realmente está dispuesto a darte otra oportunidad. Entiende que muchos nunca te perdonarán. Si fracasaste una vez, para ellos siempre serás un fracasado. Si cometiste un crimen, para muchos siempre serás un criminal. Debes de pedir perdón, enfrentar las consecuencias, pagar tus deudas y tu condena (en respeto a la autoridad terrenal); pero no desfallezcas y quieras morir si la gente no te quiere perdonar.

Dios quiere que aprendas del fracaso. Dios quiere que no olvides las lecciones positivas que te dejó tu necedad. ¿Lo entiendes? DIOS TE QUIERE DAR OTRA OPORTUNIDAD.

Tu corazón, tu mente, tus pensamientos y tus planes; tu propia voluntad humana tiene que estar abierta a UNA NUEVA OPORTUNIDAD; con nuevos lugares, conocer nuevos amigos y hacer un cambio en tus planes y ajustarte a los planes de Dios.

Si quieres seguir aferrada, aferrado a lo mismo de antes: te estás poniendo límites y te estás arriesgando a ser lastimado y a fracasar en lo mismo, de nuevo. Además, Dios te perdona, te abre las puertas. Pero mucha gente buscará lastimarte y poner tu pasado en tu rostro.

El fracaso es malo porque nos hiere, nos desanima, nos lastima y lastima a otros. Nadie quiere fracasar. Para mí personalmente, el perder un empleo que se ama o cerrar una empresa; incluso, ser expuesto en público por los errores propios, para mí, en lo personal, eso no es fracaso. Son sólo obstáculos en el camino.

Para mí, fracasar es lastimar profundamente a los seres que amas. Demostrarles indiferencia y falta de cuidado, falta de honestidad a la pureza y santidad de la relación. Ya sea en el matrimonio, entre padres e hijos, o aun, entre amigos.

El traicionar, el haber levantado un falso testimonio, el haber mentido para obtener una deshonesta ventaja que solo te beneficia a ti: eso es fracaso. El haber desperdiciado oportunidades bellas de poder traer bendición y crecimiento a los que amas, el haber pisoteado bellos momentos y valiosas oportunidades, para mí, ESO ES FRACASO.

Son cosas por las que debemos llorar y nos debemos arrepentir. No me imagino el infierno que deben de vivir aquellos quienes en un arranque de ira y celos acabaron con la vida de sus hijos, sus cónyuges, o alguien más en su familia o círculo de amigos (Y tratando de encontrar una respuesta y una opinión fue como di con la historia que leerán más abajo).

Debe de ser horrible. Pero mientras el ofensor tenga vida, todavía hay oportunidad de arrepentimiento; todavía hay tiempo para una segunda oportunidad. Pero ¿oportunidad de qué? Me preguntó esta persona quien está en la cárcel por un grave crimen contra su familia.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus