Beliefnet

Los Doctores Le Dijeron Que Debía Dejar Morir A Uno De Sus Trillizos, Pero Mira Lo Que Ella Respondió

 

Fort Worth - Los doctores no pueden explicarlo, pero una familia de Texas está completamente segura de que la mano de Dios intervino para traer a su hijo de vuelta a la vida. 

Zack Clements es un joven adolescente de 17 años muy fuerte, saludable y atleta sobresaliente en su escuela Victory Life Academy, donde además juega fútbol en Brownwood, Texas. 

Fue allí cuando repentinamente colapsó mientras corría en su clase de Educación Física. Zack fue llevado de urgencias al hospital, donde los médicos trataron de reanimarlo. 

De acuerdo con Clements, "Su corazón dejó de latir durante 20 minutos", dijeron los doctores.

Cuando finalmente los doctores consiguieron su pulso, Clements fue llevado en helicóptero al Cook Children's Hospital en Forth Worth. Allí despertaría unos días después en la unidad de cuidados intensivos. 

Su recuperación ha sido difícil de creer, pero lo más asombroso de esta historia es lo que él cuenta sobre lo que vio cuando su corazón dejó de latir. 

"Cuando ya tenía unos 20 minutos, vi a un hombre que tenía cabello largo y rizado, y una especie de barba espesa; y no me tomó mucho tiempo para darme cuenta que ese era Jesús", explica el joven. 

La escena que él describe es para la familia una clara evidencia de que esto fue un milagro. 

"Me acerqué a Él y él puso su mano en mi hombro y me dijo: 'Todo estará bien, no te preocupes'", continuó diciendo Zack. 

Si padre, Billy Clements, dijo que la historia de su hijo es muy difícil de creer para algunas personas, pero que para él y su familia es lo único que tiene sentido. 

"Para él despertar y contarnos algo como lo que él experimentó, es que no lo puedes explicar. No es humanamente posible explicarlo", dijo Billy Clements. 

La madre del adolescente, Teresa Clements, dijo que... CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE

HAZ CLIC AQUI PARA VER EL SORPRENDENTE VIDEO DE ESTE JOVEN QUE MURIÓ Y VIO A JESÚS

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus