Beliefnet

Luego De Leer Esto No Querrás Comerte Más Tu Uñas. ¡Increíble!

Proverbios 10:1

Los proverbios de Salomón. El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza para su madre.

¿Qué hija, o que hijo le puede hacer esto a su propio padre?


Sin embargo, los hay. Este es el segundo caso similar del cual escucho en toda mi vida. La primera vez que supe de un acontecimiento similar, se trataba de una hija que de repente, y así de la nada, dijo que su padre había abusado de ella. En aquel caso, sin embargo, la hija se retractó a los pocos días y la razón fue “porque había visto una película en casa de unas amigas, donde un padre abusaba de su hija”. Parece un caso ridículo, pero fue un caso de la vida real, tan real como este que estas a punto de leer:

La supuesta víctima, es una joven de 21 años de edad quien ha aceptado haber mentido en relación a la demanda que interpuso hace 5 años ante la policía en contra de su propio padre.

Los hechos ocurrieron el 18 de febrero del año 2011, cuando el padre de la joven, de nombre Edgardo Narváez, caminaba junto a su familia por las calles de la localidad de Hoctún en México. La conversación se tornó acalorada con su hija, y unos policías que estaban en el sector los abordaron por el escándalo.

Frustrada por la discusión con su padre, la joven optó por gritar delante de los policías que iba a denunciarlo porque había abusado sexualmente de ella. Así que se acercó a los agentes policiales y levantó una denuncia contra su propio padre.

El padre de la joven fue puesto en la cárcel, pero salió días después al pagar una fianza. No fue hasta el año 2013 donde se abriría el caso y se libraría la orden de captura en contra de Edgardo. La policía no pudo dar con el paradero del hombre sino hasta el pasado fin de semana, que lograron encontrarlo.

La chica arrepentida de lo que había causado, y en un careo con su padre por las rejillas de práctica, expresó que todo había sido un invento, y que lo había hecho porque estaba muy molesta porque su padre le había negado el permiso para ir a una fiesta, a la que deseaba ir.

Además manifestó no estar siendo presionada a cambiar su versión, y que más bien se siente apenada y ya ha pedido disculpas a su familia, porque jamás pensó la gravedad de lo que había hecho.

El padre fue puesto en libertad, al ser retirada la denuncia. Y nos queda un vivo ejemplo más, que la crianza que les damos a nuestros hijos será para nuestra dicha o desdicha.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus