Esta madre de Idaho, Amber Boone, como de costumbre acostó a su hija Aubrey de 3 años de edad. La niña se quedó tranquila, supuestamente en el lugar más seguro de la casa, su cama. Según informó el portal de noticias Newsner.

Mientras Amber estudiaba en la planta baja del hogar, sus estudios fueron interrumpidos por los gritos y golpes desesperados en su puerta. Se trataba de un vecino, quién le traía muy malas noticias: Él había observado como Aubrey caía desde la ventana, pero se encontraba muy lejos para poder atraparla. 

La niña fue trasladada de urgencia al hospital, donde se confirmó que presentaba fractura de cráneo, moretones por todo su cuerpo y su bazo se había dañado por la caída.

¿Qué ocurrió con Aubrey? 

La madre dejó pasar por alto un importante detalle: Aubrey, como cualquier niño de esa edad, le fascina trepar, subirse en sillas y explorar; por lo que abrir la ventana y asomarse para investigar, fue fácil para ella. La niña perdió el equilibrio y cayó al vacío. 

Tres niños mueren de manera similar y misteriosa: presentaban en su piel sospechosas ronchas rojas

No sólo los niños pequeños son curiosos, recientemente, atrapé infraganti a un niño de entre 9 y 11 años de edad, quien se encontraba escalando un edificio, ayudado sólo por la forma propicia de la estructura en uno de sus lados. Cuando lo vi tuve miedo de gritarle, pues, si lo asustaba corría el riesgo de que cayera al vacío. Así que, con la voz más suave que pude, pero con autoridad, le pedí que se bajará de inmediato. Afortunadamente, el niño obedeció. Presa de los nervios, traté de explicarle los peligros de su acrobacia. Me prometió que nunca más lo iba a volver a hacer. Así que me quedé con él, hasta que apareció un vecino, el cual le informó lo ocurrido a su mamá. El plan era escalar hasta llegar, por sus propias manos, al cuarto nivel.

Ciertamente, los niños son curiosos. Luego de que aprenden a caminar, paulatinamente mejoran sus movimientos y habilidades, convirtiéndose en peligrosos exploradores. 

¿Qué podemos hacer para evitar estas clases de accidentes? 

Quizás lo primero que te llega la mente al corregir a tu niño o niña es decirle "NO", a todo lo que consideras peligroso. Eso está bien, pero esta negación debe de ir acompañada de una explicación, ya que queda en el niño la curiosidad de por qué NO. Es decir, el niño debe estar claro en qué será lo que sigue después de eso. Pero la forma en la que le explicas hará la diferencia. Es decir: 

Quinceañera mata a un niño de 13 porque no quiso ser su chambelán

- asegúrate hacer contacto visual con el niño mientras le explicas 
- no grites 
- no le pegues 
- no esperes a que el niño cometa el error para advertirle. "Déjalo que se golpeé, para que aprenda", "déjalo que se queme, para que vea qué pasa". Estos malos consejos que no provocan cambios favorables en la conducta del niño. Más bien es un abuso, no puedes esperar a que tu hijo se queme o recibe una descarga eléctrica para que aprenda. Por lo tanto, sé persistente. Sigue diciendo no y explica el porqué.

Reduce las posibilidades de accidentes


Decir no y explicarle que sucederá, requiere también de tu compromiso de evitar en lo posible aquellas cosas que pudieran dañar a tus hijos. Siempre es bueno tomar precauciones. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus