"Mientras más voy a la iglesia, más creo en Jesús", dice Sylvester Stallone

Aprender a vivir en un mundo siendo diferente es realmente duro. Esta hermosa mujer nació con un defecto, el cual le dejó solo una porción de su brazo izquierdo, justo debajo de su codo. Sin embargo, crecer con esta diferencia no le ha impedido tener éxito en la vida.

Sarah Stump, de 19años, es de Nappanee, Indiana. Ella no ve este defecto como una discapacidad y se desafió a sí misma a hacerle frente a la vida, incluyendo las flexiones de brazos, saltar y jalar la cuerda o andar sola en bicicleta.

"Mientras más voy a la iglesia, más creo en Jesús", dice Sylvester Stallone

Después de ganar un concurso de belleza local en 2013, pasó a competir en serio y ganó tres más. Ahora la asombrosa estudiante se ha convertido en una portavoz que anhela alentar a los demás a que sean "imperfectamente perfectos".



Sarah, que estudia Gerencia de Recursos Humanos, dijo: "A medida que iba creciendo, siempre me sentía muy cómoda con mi brazo… No había nada que no pudiera hacer, pero enfrentaba muchos desafíos".
Sarah cuenta que tuvo que adaptarse y realizar actividades que realmente fueron difíciles para ella, y que eran tan fáciles para otros niños de su edad. Sin embargo, su papá siempre le ayudó. Le enseñó a atarse los zapatos con una mano y sus padres siempre la dejaban resolver todo por su cuenta. Hoy en día ella está agradecida por ello, ya que eso la hizo más fuerte y más decidida a triunfar.

"Mis padres siempre me dijeron que estaba imperfectamente perfecta y que Dios me hizo de esta manera por una razón y que podía hacer cualquier cosa que me proponga.
"Al crecer no era diferente de un niño con dos brazos, excepto que tuve que aprender a hacer las cosas de manera diferente", y añade: "En lugar de odiar mi pequeño brazo y sentirme incómoda en mi propia piel, decidí abrazar mi diferencia, amarme a mí misma y a mi bracito. Usé mi diferencia como una misión para ayudar a los demás".
Sin embargo, su positivismo no impide que la gente haga comentarios extraños o hirientes, así como también ha tenido que soportar miradas groseras.
"Todo el mundo reacciona de manera diferente hacia mí”. Por ejemplo: "Cuando camino por el campus en la escuela la gente suele mirar, no saben lo que sucedió y lo más probable es que sientan curiosidad", explica esta hermosa reina.



Los niños la señalan y la miran fijamente o les preguntan a sus padres qué le pasó a 'esa chica'.

Sarah ha tenido que enfrentar la discriminación. Estuvo en una entrevista de trabajo y la llamaron discapacidad y le preguntaron que "¿cómo iba a completar la tarea?"

"He sido intimidada. Tuve que aprender a peinarme con un brazo, andar en bicicleta, atar mis zapatos y peinar mi cabello... Todavía hay veces en las que tengo que peinarme 5 veces antes de llegar al peinado correcto", explica Sarah.

¿Cuántas cesáreas, REALMENTE soporta el cuerpo de una mujer?

Sarah cuenta que los concursos de belleza le han servido para comunicar en gran manera que las personas con diferencias no son tan diferentes. Ciertamente es un acto valiente, pues no se ven muchas personas con diferencias haciendo lo mismo.



"Espero capacitar a otros a través de mi propia vida y a través de mi misión de llevar el mensaje de que eres 'imperfectamente perfecto'".

Sarah termina explicando su intención es "Dejar que los demás sepan que son hermosos tal como Dios los creó y no necesitan cambiar".

Puedes visitar su blog AQUÍ

Fotos Facebook

 
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus