Beliefnet

Oración por sanidad, salud, liberación de enfermedad

HACE UN TIEMPO RECIBIMOS UNA CARTA DE "ELISA" QUIEN TAJANTEMENTE  nos decía que ODIA A SU SUEGRA, continúa leyendo más abajo encontraras la historia:

La relación suegra-nuera es una de las más difíciles y complejas, por lo que será bastante interesante para ti, si es suegra, leer este artículo. En el caso contrario, si eres la nuera, pues será al igual de beneficioso, pues durante años se ha observado patrones de comportamiento objetables entre estas dos mujeres. Estos patrones están fuertemente arraigados y no deseamos que se repitan cuando nuestros propios hijos crezcan y se casen.

Así que hemos compilado una lista de siete de los comportamientos más desagradables entre suegras y nueras, y nos encantaría que al final opines al respecto.

1. Las suegras no deben competir por el amor de su hijo

Creo que nos queda claro lo escrito en la Biblia acerca de que los hijos se van una vez que estén listos. "Por tanto, el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne". Génesis 2:24

Sin embargo, en nuestra perspectiva errónea, nuestros hijos aún no están listos para vivir sin los cuidados maternos; por lo que algunas suegras insisten en protegerlo.

En este absurdo afán las suegras compiten con sus nueras de manera muy injusta. Recuerda que tu hijo ya ha elegido a su pareja, por tanto, no compitas por su amor.

Una vez que tu hijo esté casado, su esposa pasa a ser su prioridad. ¡Prepárate emocionalmente para este hecho inevitable! Además, más le vale que sí ame mucho a su esposa, pues esta será la madre de sus hijos. Así son las cosas.

2. No pienses que tu hijo es perfecto

Un hecho conocido como "La nuera siempre está mal" es un comportamiento delirante. Siempre habrá disputas maritales, pero no se parcialice con su hijo creyendo que él es perfecto porque no lo es. De hecho, nadie es perfecto. Mejor, no se involucre en argumentos entre su hijo y su esposa. Hable siempre bien de los dos, sea positiva, y no eche leña al fuego.

 

 3. El amor los mantendrá unidos

Si le haces la vida difícil a tu suegra, le estarás haciendo la vida imposible a tu esposo y a tus hijos. No conviertas su relación en algo tóxico.

4. Tu nuera es tu hija.

Esto podría ser contradictorio, pero pon atención:

Seguramente, has escuchado a muchas nueras aclarar que no son hijas de sus suegras, y por lo tanto, no deben obedecerle.

No obstante, para los cristianos las suegras y los suegros son como sus padres. Una de las historias más hermosas que confirman este hecho es la conocida historia de Rut, quien honró a su suegra. Según la Palabra de Dios esta nos comunica un principio de convivencia de la nuera o el yerno como parte de nuestra familia, porque quieras o no, los padres de tu cónyuge son también tu familia. En el caso de Rut, ella honró a su suegra y fue bendecida, Noemí honró a su nuera y fue bendecida; por tanto, tú también puedes ser bendecida si honras a tu familia, porque de esta manera estarás honrando a Dios.

De hecho, en la cultura de Israel las nueras y los yernos eran considerados como hijos e hijas, y ellos a su vez consideraron a sus suegros como sus padres porque entendieron que esa era la voluntad de Dios para su pueblo.

Importante es saber que tu suegra podría estar equivocada, tal y como ocurriría con tu propia madre, por lo que tu modelo a seguir siempre es Cristo. Así que, si ustedes reconocen a Cristo como su Señor y salvador, trátense como madre e hija.  Suegritas tampoco abusen. No hay posibilidad alguna de que tu nuera sea tu sirvienta, (sin embargo, matemáticamente hablando, existen un 34.23 % de probabilidades

de que tu sirvienta se convierta en tu nuera).
¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus