Cómo bajar la fiebre de un niño en menos de 5 minutos (pág. 2)

Si estás acostumbrado a hacerlo, ¡basta, es suficiente! No lo sigas haciendo

¿Eres de las personas que acostumbran a tener desinfectantes en el bolso?

Si te preocupa la gran cantidad de bacterias que tocas a diario en tu oficina, en el autobús, en las puertas, baños, en tu propio hogar, etcétera, debes LEER ESTO. Millones y millones de gérmenes viven a diario con nosotros, por lo que, si tocas algunas partes de tu cuerpo, los estás invitando formalmente a entrar en tu cuerpo. 
Al tocar estas partes de nuestro cuerpo crecen las posibilidades de propagar ciertas enfermedades. No es una exageración, de hecho, es una mala costumbre: Tocarnos los ojos y la cara, mordernos las uñas... Estos actos que cometemos involuntariamente pueden acarrearnos serias enfermedades. 

8 partes del cuerpo que nunca deberías tocar 

Las uñas 
Esta es una de las costumbres más fuertes que tenemos muchas personas: Vivimos constantemente quitando la suciedad acumulada bajo nuestras uñas con un palillo o lo que sea. Sin embargo, la forma correcta de mantener las uñas limpias es tenerlas cortas y cepillarlas con agua y jabón. Según lo publicado en una revista de la Sociedad Americana de Microbiología, existe una mayor cantidad de bacteria bajo las uñas que cualquier otra parte de la mano. 

La cara 
Al tocarnos el rostro, no sólo llevamos miles de virus y bacterias a la piel, sino que también podemos tapar nuestros poros, lo que podría derivar en una infección cutánea. Por tanto, si acostumbras a reventarte las espinillas, deberías ir dejando esa costumbre, ya que podrías empeorar el acné o el herpes. 

La boca 
Desde bebés acostumbramos a llevarnos las manos a la boca. Un estudio publicado en Londres en la revista Microbiología Aplicada explica que la transferencia de bacterias de los dedos a la boca fue alarmantemente alta. 

Las heridas 
¿Por qué tocamos nuestras heridas? Tocarla no la sanará, por el contrario, podemos llegar a infectarla. Si tienes una herida, límpiala, desinféctala y cúbrela, pero ¡jamás la toques! Recuerda lavarte las manos antes de cuidar de tu herida para que, así, no transfieras bacterias. 

OTROS ESTÁN LEYENDO:

"Mientras más voy a la iglesia, más creo en Jesús", dice Sylvester Stallone
Haz esto y tu casa siempre tendrá una fragancia deliciosa
Dejó su bebé en adopción, pero cuando los padres adoptivos la vieron, corrieron despavoridos…

 
La nariz 
Si bien comer mocos podría ser saludable, según un estudio reciente, hurgar en tu nariz podría ser peligroso. ¡Vamos, que éste es uno de los pasatiempos favoritos de los niños! Además, no podemos negar que muchos adultos también lo hacen con frecuencia. Pero es algo que debes dejar de hacer, ya que en la cavidad nasal viven una serie de bacterias saludables que protegen el área. Por tanto, al tocar esta zona con tu dedo, introduces miles de bacterias que no pertenecen a la zona, por lo que puedes causar graves problemas de salud. Considéralo, ya que una infección en la nariz puede propagarse hasta el cerebro. 

 

Los ojos
Tocarse los ojos es algo inevitable para algunas personas. Esta es un área delicada, pues la piel de nuestros párpados es frágil. Sin embargo, esta mala costumbre puede llenar de bacteria nuestros ojos y provocar, entre otras cosas, conjuntivitis. Por otro lado, frotar el ojo de forma agresiva puede dañar tu córnea.

Los oídos 
Sospechar que tenemos acumulación de cera, más que nada, es una manía. Cuando sentimos comezón en los oídos nos rascamos con lo que sea. De hecho, no tomamos en cuenta si el objeto es cortante o punzante con tal de quitar la comezón o suciedad. Esta mala costumbre puede ser muy peligrosa. La cera, una sustancia que produce nuestro cuerpo, ayuda a limpiar y cuidar el oído. Por lo tanto, es una pésima idea tratar de quitar la por completo. Asimismo, con la constante limpiadera aumentas el riesgo de lastimarte y crear una infección. 

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus