¡Adiós A La Insulina! Encuentran La Cura De La Diabetes

Actualmente, a lo malo se le dice bueno. Además, todo se puede, todo se vale. No obstante, existen reglas inquebrantables, las cuales todos deberíamos respetar. Sobre todo, cuando se trata de la crianza y el futuro de tu principal tesoro, tus hijos.

Muchas veces tener un padre y una madre, no es una opción. Pero, básicamente, los niños requieren de una madre y un padre para poder alcanzar su máximo potencial. El hecho de que falte, por elección, uno de los padres, no mata a ningún niño, pero si modificará su vida y sus posibilidades de ser verdaderamente feliz.

¿Por qué los hijos necesitan ambos padres?


1- Tanto el padre como la madre tiene un papel que desarrollar en la vida de sus hijos. Estas contribuciones son totalmente diferentes en la crianza de los niños. 

He escuchado a muchos de mis amigos decir, "soy padre y madre", pero lo cierto es que los padres, jamás podrán ser madres y viceversa. Usted es mucho padre o mucha madre, jamás ambos.

Las chicas adolescentes están cometiendo suicidio a un ritmo alarmante, expertos preocupados

 

El Dr. Kyle d. Pruett M.D. es autor de libros y columnas sobre la crianza de los hijos. Es profesor de Psiquiatría Infantil en la Universidad de Yale. Según Pruett, cuando un niño tiene 8 semanas de vida puede diferenciar entre un hombre y una mujer. Esto ayuda al niño a experimentar el contraste de las relaciones de ambos géneros. Esto es imprescindible para obtener un desarrollo sano.

 


2- Cada padre cría diferente a los hijos

Por naturaleza, tanto hombre como mujeres tienen puntos de vistas muy distintos e influyen en sus hijos de formas muy opuestas. Cuando ambas partes encuentran un balance, los niños se benefician grandemente.

El padre fomenta la competencia. De hecho, estudios muestran que el padre tiene una gran influencia en la autoestima de las niñas y tienden a desarrollar relaciones saludables con los hombres y aprenden cómo los hombres deben tratar a las mujeres. Las madres, por su parte, enseñan a los hijos a ser cautos. Ambos roles desarrollan la independencia y la seguridad.

3- Las madres enseñan a apostar por lo seguro; los padres, a traspasar límites..
.

Las madres suelen ser sobreprotectoras. Sin embargo, los padres muestran el lado arriesgado. Sin duda, el balance perfecto.

Padre escribe carta al hombre que mató a su hija con un mensaje de amor y esperanza


4- Ambos padres aportan lo necesario para enfrentar la vida

El punto de vista masculino es importante. Los padres enseñan lo que está bien y lo que no está bien desde el punto de vista de la masculinidad. Las madres enseñan la parte emocional, y enseñan a sus hijos a tratar a las mujeres.

5. La falta de uno de los progenitores influye en la habilidad de crear compromisos

Los hijos que crecen en hogares donde falta uno de los padres se les dificulta el creer en el amor, en las relaciones y en el compromiso. Curiosamente, aunque sufren las consecuencias de crecer con la ausencia de uno de los padres, y aunque saben que no quieren repetir la historia, tienden a repetirla por el miedo al compromiso. Lo mismo pasa cuando uno de los padres es infiel.

6- Los hijos aprenden el respeto mutuo

"Las familias con el padre presente producen hombres con menos inclinación a excluir a las mujeres en actividades públicas, en comparación con aquellos que son criados sin la presencia masculina en el hogar", según la American Journal of Sociology. 

7- La presencia de ambos padres en el hogar, aleja a los hijos de las prisiones.

"El 70% de los adolescentes que terminan en una prisión por delincuencia juvenil, crecieron en un hogar donde faltó uno de los padres.

En resumen, aunque cada padre aporta un lado opuesto, beneficia a los niños al crearse un balance. Si un niño crece solo con su madre, es muy probable que crezca con mucho más miedo, límites e inseguridad. Por el contrario, cuando es el niño que se cría solo con el padre, tendrá problemas para establecer límites. Por lo que es necesario la cordura y la prudencia de la madre para evitar que se metan en problemas. 

Como podrás ver, ambos padres aportan un balance perfecto en la crianza de los hijos. Aunque en casos de fuerza mayor, niños en el mundo crecen incluso sin ambos padres. Pero, definitivamente, la falta de uno de los progenitores hace que los hijos enfrenten la vida con muchas desventajas.

¡Únete a la discusión
comments powered by Disqus